¿Debemos hacer un testamento o un fideicomiso? ¿Cuál es la diferencia?

Tanto el testamento como el fideicomiso son instrumentos jurídicos utilizados para planificar el patrimonio, pero tienen finalidades diferentes y características distintas.

Aspectos destacados

  • Los testamentos y fideicomisos se denominan colectivamente "planificación patrimonial".

  • La diferencia predominante entre testamento y fideicomiso es que el testamento surte efecto tras el fallecimiento, mientras que el fideicomiso se ocupa del patrimonio en vida.

  • Los fideicomisos también pueden ayudar a evitar la legalización de un testamento (el proceso judicial de distribución de bienes), mientras que los testamentos deben pasar por la legalización.

  • Determinar si su ser querido necesita un testamento, un fideicomiso o ambos depende de varios factores, entre ellos la situación económica y familiar específica, los objetivos de planificación patrimonial y las preferencias en cuanto a privacidad y control.

Todo lo que necesita en un solo lugar

Esta útil aplicación simplifica el cuidado familiar al combinar las prestaciones del seguro y los historiales médicos de sus seres queridos en una plataforma fácil de usar, al tiempo que mejora sus habilidades como cuidador.

Empiece gratis

¿Qué es un testamento?

Cuando se habla de "testamento", se supone que se está hablando de las últimas voluntades, un documento que indica qué ocurre con el patrimonio de una persona (todos los bienes, propiedades, dinero, participaciones, etc.) a su muerte.

¿Qué es exactamente un testamento?

  • Es un documento legal que establece cómo deben distribuirse los bienes y propiedades de una persona a su muerte.

  • Permite a las personas designar beneficiarios para sus bienes, nombrar tutores para los hijos menores y designar un albacea para cumplir sus deseos.

  • Pasará por el proceso de legalización, que es el proceso legal de validar un testamento, pagar las deudas y distribuir los bienes de acuerdo con los términos del testamento.

  • Se convierte en documento público tras el fallecimiento de la persona, lo que significa que cualquiera puede acceder al contenido del testamento.

Sucesiones

La sucesión es el proceso legal mediante el cual un tribunal valida un testamento, liquida las deudas pendientes y los impuestos adeudados por el difunto, y supervisa la distribución de los bienes a los beneficiarios de acuerdo con los términos del testamento. Si bien la legalización de un testamento es importante para garantizar que los bienes de una persona fallecida se distribuyan correctamente, hay varios aspectos de la legalización que pueden hacerla indeseable para las personas con herencias complejas.

  • Lleva mucho tiempo, a menudo varios meses o más, e inmoviliza bienes durante el proceso de sucesión.

  • Costosa, con tasas asociadas a los procedimientos judiciales, la representación legal, la remuneración del albacea y otros gastos administrativos. Estos gastos reducen el valor global de la herencia y disminuyen las distribuciones.

  • La legalización de un testamento tiene en cuenta a los acreedores, las demandas y los impuestos antes que a los beneficiarios; por tanto, los bienes se destinan a pagar las deudas pendientes antes de repartirlos entre las personas designadas en el testamento.

  • Los procedimientos son públicos, lo que significa que cualquiera puede acceder a los documentos presentados ante el tribunal, incluido el contenido del testamento, el inventario de bienes y detalles sobre beneficiarios y herederos.

  • El tribunal testamentario atenderá las impugnaciones del testamento de cualquiera que demuestre tener méritos para ello.

¿Qué es un fideicomiso?

Cuando la gente oye la palabra "fideicomiso", lo que normalmente le viene a la mente es cómo el patrimonio se transmite de generación en generación; y cómo los miembros más jóvenes de la familia son mantenidos por sus mayores cuando llegan a cierta edad o a la muerte de sus mayores.

  • Se trata de un acuerdo jurídico por el que una persona (el fideicomitente u otorgante; en este caso, su ser querido) transfiere la propiedad de unos activos a un fideicomisario, que los gestiona en beneficio de uno o varios beneficiarios.

  • Puede crearse en vida del fideicomitente (fideicomisos en vida) o mediante testamento y activarse a la muerte del fideicomitente (fideicomisos testamentarios).

  • Puede ayudar a evitar la legalización de los bienes depositados en ellas, permitiendo una distribución más rápida a los beneficiarios y reduciendo potencialmente los impuestos sucesorios.

  • Ofrece privacidad, ya que generalmente no pasan por el proceso de sucesión y sus condiciones no se hacen públicas.

Tenga en cuenta que una vez que su ser querido crea un fideicomiso, tiene que financiarlo transfiriéndole activos, lo que convierte al fideicomiso en propietario de esos activos. Esto hace que los fideicomisos sean más complejos de crear, pero evitar la legalización de un testamento es un beneficio tremendo para algunos y esto por sí solo puede justificar la complejidad adicional.

¿Cómo sé lo que necesita mi ser querido?

Hay varias cosas que debe tener en cuenta a la hora de decidir si su ser querido necesita un testamento, un fideicomiso o ambos.

Complejidad de la finca. Si el patrimonio de su ser querido es relativamente simple, con pocos bienes y deseos de distribución sencillos, un testamento puede ser suficiente. Sin embargo, si tiene bienes importantes, propiedades en varios estados o instrucciones de distribución complejas, un fideicomiso puede ser más apropiado.

Evitar la sucesión. Si desea evitar el proceso de legalización del testamento (procedimientos judiciales) o reducir el tiempo y los costes asociados al mismo, puede ser preferible un fideicomiso. Los bienes fideicomitidos suelen eludir el proceso testamentario, lo que permite una distribución más rápida a los beneficiarios.

Preocupación por la privacidad. Si prefiere mantener en privado los detalles de su patrimonio, un fideicomiso puede ser la mejor opción, ya que no pasa a formar parte de los registros públicos como ocurre con un testamento. Esto es valioso si teme que otras personas que se enteren del fallecimiento de su ser querido vengan a reclamar una parte de los bienes. Los fideicomisos ofrecen más confidencialidad porque no están sujetos a procedimientos testamentarios.

Planificación de la incapacidad. Si a su ser querido le preocupa una posible incapacidad en vida, un fideicomiso puede ofrecerle más flexibilidad para gestionar los bienes y garantizar que los asuntos se gestionen conforme a sus deseos sin necesidad de intervención judicial. Algunos tipos de fideicomisos, como los fideicomisos en vida revocables, permiten una gestión fluida de los activos en caso de incapacidad.

Control sobre los activos. Los fideicomisos pueden ofrecer más control sobre cómo y cuándo se distribuyen los activos a los beneficiarios. Por ejemplo, su ser querido puede especificar condiciones para las distribuciones, como alcanzar una determinada edad o lograr hitos específicos. Con un testamento, los bienes suelen distribuirse directamente a los beneficiarios en el momento del fallecimiento.

Planificación fiscal. Dependiendo de la situación financiera y los objetivos de su ser querido, los fideicomisos pueden ser útiles para minimizar los impuestos sobre el patrimonio y mantener a las generaciones futuras mediante estrategias como los fideicomisos de salto generacional o los fideicomisos irrevocables de seguro de vida.

Consideraciones sobre los costes. Los fideicomisos suelen ser más caros de constituir y mantener que los testamentos debido a los honorarios legales y los gastos administrativos corrientes. Considere su presupuesto y el de su ser querido y si las ventajas de un fideicomiso justifican los gastos adicionales.

¿Es posible tener las dos cosas?

Sí.

Tener tanto un testamento como un fideicomiso es una estrategia común de planificación patrimonial que permite a las personas abordar diferentes aspectos de su patrimonio y alcanzar diversos objetivos. La decisión de tener un testamento y un fideicomiso depende de los objetivos, las preferencias y la complejidad del patrimonio.

Entre las razones por las que una persona puede optar por tener ambos se incluyen la planificación patrimonial integral, el respaldo para los activos no incluidos en el fideicomiso, el testamento volcado*, las disposiciones sobre tutela, la flexibilidad y simplicidad, y los requisitos específicos de cada estado.

*En un testamento "pour-over", todos los bienes que no se hayan transferido al fideicomiso en vida se "verterán" en el fideicomiso en el momento del fallecimiento.

Coste

La elaboración de un testamento suele costar entre 0 y 1.000 dólares, dependiendo de la complejidad y el tamaño de la herencia y de cómo se elabore (por ejemplo, si lo hace usted mismo, si se hace por Internet o si lo redacta un abogado).

Un fideicomiso suele costar entre 150 y 600 dólares en el caso de un fideicomiso sencillo construido en línea, y 3.000 dólares o más en el caso de fideicomisos complejos gestionados en parte o en su totalidad por profesionales del derecho.

¿Es imprescindible consultar a un abogado?

Es aconsejable consultar a un abogado especializado en planificación patrimonial o a un asesor financiero que pueda evaluar las circunstancias de su ser querido para determinar el mejor enfoque para sus necesidades de planificación patrimonial. Estos profesionales pueden ofrecer una orientación personalizada basada en los objetivos y preferencias de su ser querido.

Se recomienda encarecidamente buscar asesoramiento profesional para situaciones más complejas.

Dicho esto, la ley no obliga a recurrir a un abogado para elaborar un testamento o un fideicomiso. Su ser querido puede crear un testamento o fideicomiso básico por sí mismo utilizando recursos en línea o software de plantillas.

RECURSOS

CNBC

FindLaw

Libre albedrío

LegalShield

Zoom legal

Nerdwallet

Fideicomiso y testamento

Ningún contenido de esta aplicación, independientemente de su fecha, debe utilizarse nunca como sustituto de cualquier asesoramiento jurídico directo que reciba de su abogado o de otros profesionales jurídicos cualificados.

Quiénes somos

Helpful es una aplicación que facilita la prestación de cuidados. Integramos las prestaciones del seguro de tu ser querido, los historiales médicos y las guías de cuidados en una experiencia inmediata, accesible y fácil de usar. Helpful apoya tus necesidades de cuidados eliminando tareas administrativas y proporcionando tecnología para apoyar tu experiencia como cuidador.

Empiece gratis
Un anciano sonríe a su pariente cuidador